Actualidad

Desmantelada la mayor organización de ciberataques del mundo

Un grupo de hackers ejecutaban ataques de denegación de servicio (DDoS) a cambio de pequeñas sumas de dinero

Los ataques de denegación de servicio, o DDoS por sus siglas en inglés, son los ciberataques más comunes en Internet. Su planteamiento es sencillo: una persona o grupo redirige cantidades ingentes de tráfico a un sitio web para colapsar los servidores que lo mantienen online y así evitar el acceso. Morir de éxito, solo que de forma artificial y malintencionada.

Debido a lo molesto y grave que puede ser este tipo de práctica, Internet es quizás hoy un sitio un poco más seguro gracias a la detención de un grupo de hackers que funcionaban a nivel mundial y que vendían sus servicios para organizar ciberataques. En total, realizaron más de 4 millones de ataques y contaban con alrededor de 136.000 clientes.

No eran siquiera caros de contratar: por alrededor de 15 dólares era posible inundar con tráfico un sitio web y perjudicar a sus propietarios. Si querías fastidiar a alguien, no necesitabas conocimientos técnicos, sólo pagar un poco de dinero a estos hackers y ellos se encargaban del resto.

Los responsables de este sistema se identificaban bajo el nombre de WebStresser y no ocultaban sus intenciones. Eso fue su fin: uno de los responsables, un joven serbio de 19 años, habló abiertamente en Facebook de su rol en la ‘empresa’ y parece que eso fue un punto clave para acabar con ellos.

Ha hecho falta un ejercicio conjunto de la policía de doce países, que liderados por agentes de Reino Unido y Países Bajos, pudieron atacar a la vez a los administradores de WebStresser situados en Reino Unido, Croacia, Canadá y Serbia. Del mismo modo, se paralizó la estructura empleada para los ataques, que estaba situada en Holanda, EEUU y Alemania; y se localizó a algunos de los principales clientes, distribuidos entre multitud de países, entre los que figuraban España, Italia o Australia.

Las autoridades de EuroPol que han centralizado el caso aseguran que esto es una gran victoria para las fuerzas del orden, pero hay razones de sobra para seguir tomando precauciones que palien los efectos de un ataque DDoS en una gran empresa o en una institución pública.

Así ha sido como la plataforma de software abierto GitHub repelió el que a día de hoy es considerado el mayor ciberataque de la historia: gracias a un sistema de seguridad de terceros, el gran ataque apenas les afectó durante 10 minutos.

super_looper

Escribir comentario

Haz clic aquí para dejar tu comentario