Destacados SEO

El pescador de hombres – Aprender a captar público con contenido

Alan Bishop - unsplash.com

Cuanto más contenido, mejor posicionamiento web

El palangre es una técnica de pesca consistente en tirar uno o varios cabos (cuerdas) con decenas de anzuelos separados uniformemente. La idea es que cuantos más anzuelos haya, y más superficie ocupen, mayor probabilidad de pescar habrá.

Y no es que queramos meternos ahora a pescadores, es que esa misma técnica nos sirve para explicar que cuanto más contenido tengamos en nuestra web (anzuelos), y más uniformemente repartidos estén (más áreas de un tema toquemos) mayor probabilidad de captar público (pescar) tendremos.

Pero como no podía ser de otra manera, no todo es tan sencillo. Porque si no, ¿por qué no copiar y pegar decenas de artículos o noticias interesantes en nuestra web? ¿Por qué no irnos a meneame.com y crear un crawler que nos copie y pegue todas las noticias que salen sabiendo que además las que allí aparecen cuentan con una gran acogida entre el público?

Porque, aunque en verdad sí hay mucha gente que hace algo parecido, Google aprendió a detectar estas prácticas y a penalizarlas.

Al igual que los parking de enlaces están muy mal rankeados, el contenido copiado también lo está.


¿Tienes prisa?

Una búsqueda en cualquier buscador, sigue el siguiente esquema:

Usuario: Escribe su consulta, habitualmente de la manera más natural posible. Ej: ¿Cómo hacer que mi web esté la primera en Google?

Buscador: Esa consulta llega a los algoritmos del buscador, que buscan la coincidencia más exacta posible entre lo que tú has escrito y lo que está escrito en las páginas que tiene indexadas.

Tras ello ordena los resultados en base a esa semejanza, e incluye criterios tales como la reputación de esa url, la tasa de rebotes que tiene, su tráfico, la velocidad de carga, las tecnologías que emplea…

Así que el planteamiento parece sencillo, ¿no? Cuanto más contenido tengamos, más probabilidades habrá de que lo que busque un usuario, lo haya escrito yo en mi web.

El problema es que las combinaciones de letras son infinitas… Y si no queremos que nuestra tasa de rebote se dispare y Google nos detecte como una página de muy mala reputación, lo que escribimos debe atraer y enganchar al usuario. Y si le gusta tanto que comparte y recomienda esa web, habremos triunfado.

Así que la clave, que parecía tan sencilla, ya no lo es… Porque no puedo escribir de todo, en cantidad, y con calidad.  ¿O sí?

 

 
 

NO COPIES

¿Alguna vez has realizado una búsqueda en Google y te han aparecido dos páginas con un contenido idéntico? Sería lógico pensar que eso debería pasar muy a menudo porque, si un contenido es apropiado para mi búsqueda, otra web que tenga idéntico mensaje debería ser al menos tan buena como la primera.

Pero sin embargo, eso no ocurre. ¿Por qué? Porque Google detecta el contenido duplicado. Y no sólo lo detecta, sino que es capaz de averiguar quién es el autor original de dicho texto, y penalizar al resto de “copypasters”.

Así que si copio contenido, en el mejor de los casos, Google me posicionará al final de la cola de resultados.

¿Y en el peor? ¿Recuerdas que dijimos que Google usa otros factores para posicionar más allá de la semejanza con lo buscado? Pues puedes ir despidiéndose de que esos otros “factores” te beneficien…

TIP DE LOOPEANDO:

Nuestra recomendación es que, salvo que tengas la fuerza y el músculo de Wikipedia, te centres en un tema específico que te apasione y en el que no haya excesiva competencia, y te corones como su Rey a través de artículos magistrales y únicos.

Y cuando tengas algo de rodaje y ciertas visitas, no olvides que para triunfar, debes conocer a tu usuario. Y que será éste mismo el que te sugiera qué temas le interesan para que puedas seguir abriéndote camino.

 

No pretendas abarcarlo todo. Di NO a las granjas de contenido

Seguro que sufres acoso telefónico por parte de las “telecos”, de seguros, tu banco, alarmas y un sinfín de comerciales que, sin tú saber muy bien cómo, tienen tu teléfono y se dedican a llamarte a todas horas.

Es bastante probable que por ello no cojas ninguna llamada de nadie que no tengas en tus contactos pero… ¿y si tienes dudas? Escribes ese número en internet y voilá! En apenas unos segundos, en alguno de los muchos foros de denuncias telefónicas hay personas contando que les sucede lo mismo.

Pero… ¿y si ese número no pertenece a ningún call center? Pues aparece igual. Siempre aparece. Yo no recuerdo haber buscado nunca un número de teléfono y que no apareciese. Aunque cuando no está asociado a un comercial de alguna empresa, sencillamente aparece el número en un listado interminable junto a otros cientos de teléfonos.

¿Y eso por qué sucede?

Las webs de listines telefónicos se basan en que su universo es finito. Sólo tienen que procurar tener todos los números de teléfono que existen. Y eso es relativamente fácil:

Si seguimos la lógica de que un número de teléfono ha de empezar por 6 o por 7, le añadimos que debe de tener únicamente caracteres numéricos y rematamos con que tienen siempre 9 dígitos… Sencillamente tenemos que crear un script para que imprima en una página web todas las combinaciones posibles.

Por ello cuando buscas un número de teléfono, esa serie numérica siempre aparece en su página web. Y al existir una coincidencia exacta entre tu búsqueda y parte del contenido de esa web, aparece bien posicionada.

Problema: Si esos listados de teléfonos no aportan nada de información sobre ese número que estás buscando, habitualmente generas un rebote (sales de la página sin interactuar con ella): En cuanto entras, ves que se trata únicamente de un listín de teléfonos sin ningún sentido, y decides salir.

Pero claro, a falta de otro resultado que coincida 100% con tu búsqueda y compita con esa web que los tiene todos, pues esa página seguirá apareciendo primero.

 

Pero esto que es tan sencillo de hacer con números de teléfono, es imposible de hacer con letras. Porque las combinaciones de palabras que puede tener una frase son “infinitas”. Especialmente porque una búsqueda no tiene limitado el número de letras a 9 dígitos.

Y la inmensa mayoría de las combinaciones que puedas hacer con palabras darán cosas sin sentido, y como son cosas sin sentido, nadie las buscará.

Así que aun en el caso de que hicieses el esfuerzo titánico de crear todas las variaciones posibles de frases con, digamos 10 palabras; utilizando un diccionario para asegurarte de usar palabras reales, el resultado seguiría siendo que casi ninguna búsqueda tendría sentido, y muy esporádicamente, alguna combinación sí tendría sentido y podría coincidir con una búsqueda. Pero al igual que con los listines telefónicos, como no aportas contenido y seguro que hay páginas con mucha más reputación y más competitivas que tú con esa búsqueda, pues saldrían antes que tú y a ti se te penalizaría por las altísimas tasas de rebote.

Por ejemplo: Si buscases “quiero viajar a Londres”, habría muchas páginas que hablan de viajes, tienen mucha más reputación que tu web,  y poseen esa combinación exacta de palabras. Puesto que su contenido es atractivo y útil y tu granja de palabras aleatorias, no, aparecerían siempre por encima de ti.

 

La web semántica seguramente solucionará este “problema” ya que permitirá realizar construcciones de palabras totalmente coherentes al ser capaz de entender el lenguaje humano. Haciendo que las combinaciones no sean sólo gramaticalmente correctas, sino que también lo sean semánticamente.

¿Qué otras alternativas tenemos?

 

No por escribir más te posicionarás mejor. Escribe exactamente las palabras que busca tu público

¿Pero no estamos diciendo todo el tiempo lo contrario? Sí y No. Debemos ir a por volumen, pero como comentábamos en el apartado anterior, no por “juntar letras” tendremos más éxito. La estrategia se basa en juntar las palabras adecuadas en el orden correcto, y sazonar ese anzuelo con un buen contenido que lo realce y cumpla expectativas.

Una de las estrategias más inteligentes, es acudir a aquellos lugares que almacenan grandes volúmenes de búsquedas. De manera que puedan mostrarnos qué escribe la gente y, sobretodo, qué palabras y en qué orden exacto lo hacen.

Una vez más, al ser Google el Rey de las búsquedas, y mostrarte además las búsquedas más populares a través de sugerencias en su caja de búsqueda; es el lugar ideal por donde comenzar.

Cuando realizas una consulta al buscador, tras escribir las primeras palabras, nos sugiere las búsquedas más comunes que empiezan con ella; y nos las muestra tal cual los usuarios las escriben porque, no olvidemos que aunque semánticamente sea lo mismo buscar “qué ver en Londres” y “qué hay para ver en Londres”, en realidad son long tails diferentes que requieren de trabajos independientes para posicionar una web.

La buena noticia es que no tenemos porqué ir haciendo esas búsquedas una por una, sino que podemos acudir a Google Trends y ver qué es lo más buscado relacionado con una palabra o palabras en particular.

En el artículo “Conoce a tu lector y gánatelo: Cómo puedo conocer gustos y horarios de mi público”, tratamos al detalle el uso de Google Trends para generar contenido.

 

Cantidad, SÍ. Pero la calidad es la clave del éxito

Comentábamos en el artículo “Cada cuánto debo actualizar mi blog”, que esto es una carrera de fondo.

De nada sirve matarse a publicar al principio, si nos desfondamos pasadas unas pocas semanas.

De igual modo que tampoco sirve de nada publicar 5 entadas el fin de semana, y no publicar absolutamente nada durante el resto de la semana porque “no tenemos tiempo”. Es mejor siempre guardar las entradas para publicarlas en el momento oportuno, y no gastar nuestras bazas tan pronto como tengamos ocasión.

Por otro lado, no olvides que puedes programar las entradas para que se publiquen en un día y horas determinadas.

Con todos estos consejos y con una buena planificación, podremos ganar la carrera con contenidos periódicos y de calidad. Pero este último punto es importantísimo: Cuantas más entradas más público captaremos, pero es preferible enfocar nuestros esfuerzos en una única entrada semanal de mucha calidad, que en crear breves artículos mediocres.

Y como muestra, un botón:

visitas-contenido

¿Te ha resultado útil esta entrada? ¡No dudes en compartirla!

 

 

super_looper

Escribir comentario

Haz clic aquí para dejar tu comentario