Actualidad

Facebook sigue sin saber controlar las noticias falsas

Los periodistas encargados de comprobar el contenido de la red social denuncian la falta de medios y de interés por parte de la compañía. Aseguran que su trabajo se ha empleado más como una táctica de imagen que como una operación contra el contenido falso.

Las noticias falsas de Facebook siguen siendo un quebradero de cabeza para la compañía de Mark Zuckerberg, pero también es una frustración para aquellos designados a controlar su alcance y su aparición en la red social.

Así lo ha recogido el diario The Guardian, que ha podido hablar con varios de los periodistas que analizan contenido para Facebook y que están preocupados porque, por un lado, rara vez se marca un contenido como falso en la red social y porque su participación pueda hacer que la posición de muchos medios de comunicación se relaje en relación con Facebook.

También lamentan que Facebook no esté siendo nada colaborativo en los esfuerzos por notificar y mostrar le información falsa que alberga, y eso que estos periodistas fueron escogidos como parte de una iniciativa de la compañía con ese fin.

La preocupación del grupo de ‘fact-checkers‘ de Facebook se produce poco después de que la compañía haya admitido que más de 126 millones de estadounidenses vieron información falsa durante el periodo electoral, lo que según muchos estudios y expertos podría haber facilitado, con ayuda de otras redes sociales, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Pese a estos hechos, muchos de los periodistas que trabajan con Facebook sienten que la compañía sólo ha anunciado medidas contra las noticias falsas para mejorar su imagen y no para luchar realmente contra ello. La falta de estadísticas internas de su trabajo y que este no sea vea realmente aplicado en el contenido es lo que ha empujado a estos expertos a pensar así.

La relación que tienen con las organizaciones de comprobación de hechos es muy pequeña y llega muy tarde“, asegura uno de los responsables de la iniciativa. “Deberían estar llevando esto internamente. Deberían estar contratando ejércitos de moderadores y sus propios comprobadores“.

Del mismo modo, aseguran que los filtros para poder comprar anuncios y seguir lanzando desinformación siguen siendo inexistentes. “Han admitido y seguirán admitiendo dinero para extender noticias falsas“.