Destacados SEO

Internal Linking: Estrategias, mitos y malas prácticas

Ehud Neuhaus Amsterdamse Bos, Amstelveen, Netherlands - Unsplash.com
Ehud Neuhaus Amsterdamse Bos, Amstelveen, Netherlands - Unsplash.com

¿Cómo utilizar los enlaces internos para mejorar el SEO?

En estos tiempos que nos ha tocado vivir, pareciera que nuestra atención se centre exclusivamente en lo nuevo. Y es que si no es el último modelo de móvil, poca atención le presta el consumidor, y no digamos ya los medios.

Por ello podemos tener la sensación de que si un artículo de nuestro blog no acaba de salir del horno, el público reaccionará ante él como reacciona ante el pan duro de ayer.

¡Pero no os preocupéis! En este artículo os enseñaremos a darle fuerza a ese importantísimo fondo de armario que todos tenemos, y sin el cual no habríamos podido llegar hasta donde estamos. Pongámonos pues las botas, el gorro y la camisa a rayas de hípster, ¡y redescubramos lo antiguo! ¡Aprendamos a relacionar el contenido de nuestro blog para que nunca muera!

 

¿Tienes prisa?

¿Qué son?

Los enlaces internos son aquellos hipervínculos que ponemos los autores de un artículo hacia otros contenidos publicados bajo el mismo dominio. Es decir, son links de y hacia el contenido propio (como este mismo).

Según el lugar donde se coloquen podemos distinguir dos tipos:

  1. Enlaces de navegación: Son aquellos hipervínculos que hay en estructuras fijas tales como menús, pie de página, cabecera de la web…
  2. Enlaces contextuales: Son los links que se incluyen en el cuerpo del texto, como por ejemplo los que se incluyen entre las líneas de este artículo.

¿Cómo crearlos?

Su código HTML es el siguiente:

<a href="url de nuestra propia página" title="Texo descriptivo del enlace">Anchor link</a>

Y en él podemos distinguir 3 partes:

  • URL de nuestra propia web: Enlace del artículo al que queramos enlazar. Por ejemplo: http://www.loopeando.com/la-guia-definitiva-para-aparecer-primero-en-google/
  • Texto descriptivo del enlace: Este texto es el que aparecerá, en un cuadradito emergente, cuando pasemos el ratón sobre el enlace. Habitualmente describe lo que se verá al hacer clic, como por ejemplo, el título del artículo al que dirige. Pero podemos aprovecharlo para añadir palabras clave que queramos reforzar de cara a la búsqueda en Google. Ejemplo: “La guía definitiva para aparecer primero en Google”.
  • Anchor Link: Este es el único texto que estará siempre visible de cara al usuario. Es el cebo que hará que el usuario emplee ese enlace o lo ignore. Dependiendo del contenido que pongamos, podemos distinguir hasta 8 estrategias diferentes, pero las trataremos en otro apartado más en profundidad. Para este ejemplo, empezaremos con algo básico: “Tal vez este otro artículo también te pueda interesar”.

 

De manera  que al final nos quedaría lo siguiente (pasa el ratón sobre el enlace):
Tal vez este otro artículo también te pueda interesar

 

¿Para qué sirven?

¿Y cómo ayuda todo eso a que mi artículo no se pierda en la hemeroteca hasta el final de sus días?

  • Accesibilidad: La utilidad más obvia de los enlaces internos es sugerir otros temas que puedan interesar al lector, facilitándole así la navegación (en la ampliación del artículo te daremos ideas de dónde es mejor ponerlos).

    ¿Cómo ayuda?
    Si creamos un artículo generalista (artículo pilar) y vamos enlazando a lo largo del texto diferentes artículos más específicos donde el lector pueda ampliar información, conseguiremos que esos artículos tan específicos tengan visitas y no se pierdan para siempre. Podemos incluso crear la estrategia inversa: Promocionar o poner en portada artículos específicos y en todos ellos enlazar al artículo pilar o índice.
  • Posicionamiento: Como hablábamos en el artículo “Aprender a captar público con contenido” (internal link), Google nos posicionará mejor cuanto más tiempo pase un usuario en nuestra web, y más interactúe con nuestro contenido. Es decir, cuanto más alto sea el tiempo medio de sesión y menor el porcentaje de rebotes.

¿Cómo ayuda? Google otorga una reputación determinada a tu web basada en su algoritmo de cálculo y determina cuál es la página más importante de tu site partiendo del número de enlaces externos que hay hacia ella, el número de visitas, etc. Lo habitual es que dicha página sea la portada. A esa página se la puntúa con, por ejemplo, un 1, y ese número se va dividiendo porcentualmente entre el número de enlaces que de esa página emerjan. Por ejemplo, si en portada tenemos 10 enlaces, cada uno de esos enlaces tendrá un 0,1 de puntuación. A esto se le llama link juice y si se gestiona adecuadamente (explicaremos cómo más adelante), puede hacer que algunas páginas “olvidadas” se posicionen muy alto en Google y atraigan más visitas orgánicas.

  • Indexación: Para que una página de nuestra web aparezca en los buscadores, los bots de éstos deben ser capaces de encontrarla, analizarla e indexarla. El proceso, tal y como explicábamos en “Concertar una cita con los bots de Google”, lo realizan siguiendo los enlaces internos. Por ello es tan importante para el SEO on page, un archivo llamado xml, que no es otra cosa que un índice dinámico de todos los enlaces internos que tiene nuestra web.

¿Cómo ayuda? Si nuestros enlaces a artículos, además de aparecer en el sitemap.xml, están en la parte pública de nuestra web (menús, entradas…), cuando los bots estén analizando, pongamos la portada, como rastrean los enlaces, podrán acceder mucho más fácilmente a esos otros artículos e indexarlos con mayor fluidez.

 

Y hasta aquí lo básico, pero como ya sabes, en Loopeando.com nos encanta entrar al detalle. Si tienes curiosidad y algo más de tiempo, a continuación te explicaremos multitud de curiosidades y consejos útiles tales como cómo realizar una auditoría a los enlaces de tu web para ver si están equilibrados y no tienes ningún 404, cosas que nunca debes hacer con ellos y, como bonus, un pequeño apartado con los mitos que circulan sobre la utilización de internal linking.

 

 

Clasificación de enlaces internos según su anchor link.

Como comentamos al principio del post, el Anchor Text es el texto sobre el cual se pone el enlace. Es lo único visible al lector y por lo tanto, debe ser atractivo y actuar como cebo.

Además Google utiliza ese Anchor Text para relacionarlo con el post al que referenciamos en el enlace.

Debemos por tanto, aprovechar esta doble ocasión para convencer al lector de hacer clic, y a Google de que ese texto describe a la perfección el post y debe mostrarlo así en sus búsquedas.

Podemos establecer hasta 7 tipos*:

1º Enlace interno de palabra clave: El Anchor Text es una palabra clave que queremos posicionar.

Ejemplo: Si queremos relacionar este artículo con el de “Cómo hacer que Google nos posicione en lo más alto”, podemos indicarle al buscador que la palabra clave ideal es “posicionamiento”.

Quedaría por tanto: […] y siguiendo todas estas estrategias conseguiremos que nuestro posicionamiento mejore día a día […]

 

TIP DE LOOPEANDO:

Si necesitas ayuda seleccionando palabras clave…

Te recomendamos leer el artículo “Conoce a tu lector y gánatelo” donde explicamos cómo saber cuáles son las más buscadas por los usuarios que demandan tus servicios/productos.

2º Enlace interno  de marca: El Anchor Text es nuestro propio nombre. Es especialmente indicado para asociar nuestra marca a un concepto.

Ejemplo: […] si quieres una página web de calidad profesional, Loopeando.com es lo que necesitas. […]

 

3º Enlace interno de llamada a la acción: Son aquellos que utilizan expresiones tales como “haz clic aquí”, “leer más”, “ampliar información”… Generalmente no se recomiendan puesto que aportan muy poca información a los buscadores, pero vienen muy bien para anuncios y otros contenidos centrados en llamar la atención del lector.

Ejemplo: […] Pon a prueba tus habilidades de hacking con este formulario. Haz clic aquí para retarnos. […]

 

4º Enlace interno con keyphrases: Quizá el método más natural de todos. Consiste en poner el enlace a toda una frase que, idealmente, debe contener una o varias keywords.

Ejemplo: […] La semana pasada hablábamos sobre cómo el contenido sirve para captar lectores desde los buscadores. A raíz de ello, se nos ha ocurrido crear una serie de…[…]

 

5º Enlace interno de url completa: Simple y llanamente es poner el enlace tal cual. Cada vez se usa menos ya que, además de antiestético, desaprovecha la doble oportunidad que comentábamos (llamar la atención y posicionar palabras).

Ejemplo: […] Si quieres saber cuál es el origen de términos como “Apache”, “CRON” o “Red Hat”, te invitamos a leer este artículo: http://www.loopeando.com/dioses-indios-y-demonios-el-origen-de-algunos-nombres-de-la-informatica/ […]

 

6º Enlace interno con anchor text junto a keyword (pero sin incluirla): Como veremos en el final de este post, abusar continuamente de las mismas keywords es una mala práctica. Una manera de eludirla es posicionar el enlace junto a la keyword, pero sin abarcarla.

Ejemplo: Queremos posicionar la keyword “protocolo SSH”, pero ya la hemos enlazado mucho en el artículo: […] El pasado miércoles pudimos asistir a la maravillosa charla de David Pascual sobre el protocolo SSH […]

 

7º Enlace interno con sinónimo de KeyWord: Basándonos en el mismo principio que el punto anterior (no abusar de repetición), y aprovechando que Google cada día es más competente detectando sinónimos, hacemos uso de éstos en el enlace.

Ejemplo: Queremos posicionar este mismo artículo “Enlaces internos para mejorar el SEO” […] Hay muchas estrategias para mejorar el SEO On Page: mejorar los links internos, los atributos alt en las imágenes… […]

*En algunas clasificaciones aparecen 8 tipos, pero desde Loopeando.com consideramos que esa octava en discordia (que varía dependiendo de la fuente consultada), no es más que una variante de algunas de las anteriores sin entidad suficiente como para ser considerada como otro tipo aparte.

Estrategia SEO on Page: Internal Linking

Nutriendo el entorno con enlaces de navegación

Hemos aprendido que los enlaces internos facilitan la indexación en buscadores y que los usuarios sean capaces de acceder a toda aquella información relacionada que hemos ido creando.

Como decíamos al principio, en cualquier página de nuestra web podemos establecer dos partes muy diferenciadas:

  • El artículo en sí mismo
  • El marco o entorno que lo rodea (cabecera, menús, widgets, pie…)

Es muy interesante que, por temas de accesibilidad, el entorno cuente con toda una nutrida red de enlaces (enlaces de navegación), de manera que el usuario pueda navegar entre secciones sin necesidad de pararse a usar el buscador, hacer clic en el botón volver del navegador, etc

TIP DE LOOPEANDO:

Los enlaces de navegación más frecuentes son los que aparecen en el menú principal y en el menú secundario a pie de página, pero no tienen por qué ser los únicos.

Algunas estrategias interesantes se basan en usar widgets tales como: Noticias más leídas, noticias más comentadas, artículos relacionados… Que sugieren todavía más información relacionada o de contrastado interés al lector, y evitan el temido “porcentaje alto de rebote”.

 

Por otro lado, más allá del marco de navegación, en el centro mismo de la atención del lector, están los enlaces contextuales, que son los que se incluyen en el cuerpo del propio artículo.

El “problema” es que todos los enlaces de una web están sujetos al Link Juice.

 

Recordando nuevamente, el Link Juice se basa en el concepto de que toda página de una web tiene una reputación dada por Google (Page Authority), y dicha reputación pasa a las páginas que tiene enlazadas. Así pues, si una página, tiene a su vez enlazadas otras 3, pasaría a cada una de esas 3 páginas un 33% de PA.

No lo entendamos mal, no es que la página que pasa reputación pase la suya propia y se quede sin ninguna, es que pasa reputación hasta un máximo de su equivalente.

Por lo tanto, una buena estrategia de enlaces internos debe procurar que las páginas con más reputación enlacen a aquellas que deseamos reforzar. Y cuando lo hagan, deben tener “pocos enlaces internos”* para no diluir su reputación y perder efectividad.

 

*Enlaces dofollow y no follow

No entiendo nada… estás todo el tiempo diciendo que cuantos más enlaces internos mejor y ahora me vienes con que para no diluir la reputación use pocos. ¡¿En qué quedamos?!

Quedamos en que ambas cosas con correctas y, aunque no lo parezca, no son contradictorias.

En el “¿Tienes prisa?” decíamos que la estructura HTML de un link era:

<a href="url de nuestra propia página" title="Texo descriptivo del enlace">Anchor link</a>

 

Y ese hipervínculo, por defecto, es conocido como enlace “dofollow”.
El término dofollow es una palabra inglesa que significa “Seguir”, así que los enlaces por defecto son enlaces que deben ser seguidos por los buscadores para que puedan indexar su contenido.

Eso implica que hay otra forma de crear links, los “nofollow”:
Los enlaces nofollow indican a los buscadores que ese enlace debe ser ignorado.

Un enlace nofollow se construye añadiendo rel=”nofollow” en el código de un enlace:

<a href="url de nuestra propia página" title="Texo descriptivo del enlace" rel="nofollow">Anchor link</a>

 

Este mismo resultado puede conseguirse configurando el robots.txt, pero eso ya es otro tema.

Como vemos, podemos entonces poner tantos enlaces como queramos sin que ello diluya nuestro link juice. Bastaría con poner nofollow en todos los enlaces de un artículo salvo en aquellos que realmente queramos que se beneficien de esa reputación.

La misma estrategia la podemos aplicar al marco de la web, teniendo en cuenta que si ponemos un nofollow en el enlace a una categoría, Google no podrá indexar esa categoría.

Lo recomendable es por tanto, aplicar nofollows a las secciones que no tengan información valiosa para los buscadores: Aviso legal, términos y condiciones, aviso de cookies… Así conseguiremos acotar un poco más ese reparto de reputación.

 

Diagramas de enlaces internos

¿Y cuál es entonces la forma ideal de repartir los enlaces dofollow? A continuación os ofrecemos algunas ideas:

 


Esquema de árbol – típico de tienda online: El punto superior pertenece a la portada, ya que en casi todos los casos es siempre la página que se enlaza desde casi cualquier web, y por tanto la que más reputación y visitas tiene.

A partir de ahí, en cada fila hay categorías, subcategorías, subcategorías de subcategorías…

Si nos fijamos, cada punto vincula a un máximo de otros 3. No es una regla, es una forma de decir que cada página debe tener tan sólo unos pocos enlaces dofollow.

 

Esquema de blog: Más allá de la portada y de las categorías principales, cada artículo está relacionado a su vez con otros 3 artículos (quien dice 3, insistimos, dice 6. Pero poca cantidad de ellos).

 


Esquema en anillo: La idea es que cada post enlace a unos cuantos y éstos a su vez a otro número similar. Pero lo fundamental es que los enlaces nunca se repitan y estén todos enlazados entre sí formando un anillo.

 

Auditoría a tus enlaces: Conoce la reputación de tus páginas y cómo se distribuye

No paramos de hablar de Page Authority y de Link Juice, pero antes de hacer nada habrá que saber cuánta reputación tenemos para repartir, ¿no?

A través de las siguientes herramientas podrás saber cómo se distribuye en tu web, así como detectar malas prácticas y corregir errores:

 

SEO Review Tools: Herramienta online que permite saber con rapidez y sencillez tu Page Authority y tu Domain Authority.

Haz clic para probar la herramienta

 

Google Seach Console (antiguo Google Webmasters Tools): Seguramente la herramienta más conocida por todos. Es gratuita, sencilla y te ayuda a ver en tiempo real como los propios spiders de Google van indexando tu web. Debe formar parte del primer paso en cualquier estrategia SEO. Y por orientaros, lo primerísimo de todo es aportarle un sitemap.xml (un árbol de todos los enlaces de la web) así como analizar si tenemos errores de urls que no funcionan (errores 404), ya que nos hacen desperdiciar link juice.

Probar la herramienta de Google

 

Cognitive SEO: Herramienta online especializada en el Linkbuilding que analiza tus enlaces indicándote si están bien integrados en tu site, si son muy forzados o sospechosamente malintencionados. Su parte más interesante es la que te muestra a través de árboles muy visuales toda tu estructura de enlaces.

Probar Cognitive SEO

 

Ahrefs: Seguramente la herramienta más completa para el análisis de enlaces (tanto backlinks como internal links) que hay actualmente. Es de uso profesional y permite ver de un vistazo todos los enlaces que tenemos, su rating, cómo han ido evolucionando a lo largo de los meses, si son dofollow o nofollow, si salen de imágenes, formularios… Y todo ello de una manera muy visual a través de gráficas. ¿Pega? Es de pago, aunque permite probarlo 15 días gratis, eso sí, poniendo previamente los datos de tu tarjeta.

Clic para probar Ahrefs

 

Screaming Frog: Otra herramienta SEO potentísima, también de pago, pero cuya versión gratuita tiene funcionalidades de sobra para cualquier proyecto de tamaño medio. Nos permite analizar nuestra web y las de la competencia, así como exportar datos y listados a Excel. Trabaja como aplicación de escritorio que debe ser descargada e instalada. Compatible con MacOx, Linux y Windows.

Descargar Screaming Frog

 

Mitos, realidades y White Hat

La continua mejora  en el algoritmo de búsqueda de Google hace que algunas técnicas SEO  habituales pasen a ser historia, otras se penalicen o deban ser depuradas, aparezcan mitos o bulos, etc Así que nos gustaría aprovechar este final de post para, con vuestra ayuda y sugerencias, listarlas poniendo la guinda a este artículo de internal linking:

  • Es mejor incluir los enlaces internos en el cuerpo de los artículos que al principio/final de éstos [FALSO]

    Hace unos años era bastante habitual poner, al comienzo o al final de los artículos, un anexo de enlaces relacionados para que el lector tuviese la oportunidad de ampliar conocimientos.Ahora se incluyen en el cuerpo mismo del texto. ¿Influye la posición de los enlaces en la capacidad del buscador para indexarlos?

    Matt Cutts, el que fuera Director del departamento contra el spam en web de Google, nos lo explica:

Por lo tanto, la posición de los enlaces internos es irrelevante para el PageRank.

  • Todos los Internal Links han de ser “nofollow [FALSO]

    Desconozco cuál es el origen de esta desafortunada afirmación. Quizá se deba a la creencia de que enlazar a otras webs te hace perder PA, y siguiendo ese razonamiento, se puede pensar que con los hipervínculos on page pase lo mismo.De hecho, incluso existen plugins de WordPress que convierten todos los enlaces de una web en “nofollow”. Pero nada más lejos de la realidad, los enlaces internos de una web deben ser “dofollow”. Es más, el propio Matt Cutts desaconseja el uso de “nofollows” en los internal links ya que esto impediría que Google indexase esa página en cuestión provocando el efecto contrario al que buscamos: Posicionarla mejor.

Recordarás que en este mismo post, en “Estrategia SEO on Page”, recomendábamos añadir nofollow selectivamente para potenciar el Link Juice. Esa afirmación la realizamos basándonos en que, en efecto, a menor número de enlaces dofollow más se potencia el link juice, y ello no supone que no indexe las páginas nofollow ya que únicamente les aplicamos el nofollow en esos artículos en particular. Esas páginas siguen siendo indexadas a través de portada o secciones.

Os dejamos otro video de Matt Cutts:

Conclusión: Todos los enlaces internos han de ser, preferiblemente, dofollow. Aplica nofollow únicamente si esos artículos pueden ser indexados por otro lado, y eso forma parte de tu estrategia SEO on page para potenciar el link juice.

 

  • No deben ponerse más de 100 enlaces por página [FALSO]

    Es cierto que existió en la guía técnica de Google una recomendación así para luchar contra los spammers. También es cierto que esa recomendación hacía referencia a los enlaces de salida, no a los enlaces internos, que es lo que estamos tratando en este artículo.En cualquier caso, dicha recomendación fue eliminada ya que las páginas han crecido muchísimo y es bastante habitual que una web de tamaño medio tenga tranquilamente 300-400 enlaces.

    Respecto a las malas prácticas de los spammers, hoy en día se utilizan otras técnicas más sofisticadas, y te tiene en cuenta más el tamaño de la web que los enlaces salientes.

    Referenciamos nuevamente a un video de Matt Cutts ya que ha sido durante muchos años la referencia en todo este tipo de dudas:

Conclusión: Hoy día dicho límite no está vigente. Puedes usar tantos enlaces como desees sabiendo, eso sí, que debes emplearlos con naturalidad.

 

  • Los enlaces rotos (o error 404) me hacen desperdiciar link juice [Verdadero]

    Uno de los mayores enemigos que podemos tener en nuestra propia web son los hipervínculos que enlazan a páginas que ya no existen, pues además del mal sabor de boca que dejamos en el usuario que venía a leer esa noticia, el link juice que le trasmiten las páginas que lo enlazaban, se pierde.Debemos por tanto tener mucho cuidado cuando realizamos migraciones de webs, cambios de nomenclatura de urls, editamos el titular de una noticia en WordPress, etc.

Y tampoco viene mal, aún con todo ello, de vez en cuando realicemos analíticas para asegurarnos de que no hay enlaces caídos. Google Seach Console es muy eficaz en ello.

Conclusión: Correcto, mucho cuidado con las páginas que ya no existen si no queremos perjudicar que fluya el link juice.

 

  • Si tengo un enlace interno en un menú y lo repito en el interior del artículo, pierdo la oportunidad de rankear keywords [FALSO]

    Es una duda razonable. Pongamos por caso que tengo un enlace en el menú principal (enlaces de navegación) hacia una categoría llamada “marketing” y cuyo anchor text es también, marketing. Y ahora estoy redactando un artículo donde, a través de un enlace interno, quiero vincular esa categoría asignándole al anchor text el keyword “publicidad online”.¿Cuál de los dos tendrá en cuenta Google? ¿El primero que encuentre, es decir el del menú? ¿El enlace contextual del interior del artículo? ¿Los dos? ¿ninguno?

    Antiguamente Google tenía en cuenta únicamente el primer anchor text de entre dos enlaces repetidos. Sin embargo, actualmente el buscador prioriza los enlaces contextuales sobre los de navegación.

    Conclusión: Si hay dos internal links iguales en la misma página, priorizará el anchor text del enlace que esté en el cuerpo del artículo.

 

Malas prácticas: Black Hat SEO

Aunque este asunto ya lo trataremos con más detalle en otros artículos, desde Loopeando.com no queríamos cerrar este monográfico sin lanzar algunas advertencias sobre las malas prácticas.

Tal vez, a lo largo del artículo, dejando volar vuestra imaginación, se os hayan ocurrido ciertas estrategias para maximizar el impacto del internal linking. Os recomendamos mirar la lista que va a continuación para que os aseguréis de que no es ninguna de ellas, ya que Google las penaliza, y mucho:

  • Cloaking: Si los bots de los buscadores y los lectores funcionan de manera diferente, ¿por qué no detecto cuándo entran unos u otros y les ofrezco enlaces con contenido optimizado? Google persigue, y mucho, esta mala práctica así que es mejor ni planteársela.
  • Keyword Stuffing: Si decíamos que podemos posicionar páginas poniendo keywords en el anchor link de los enlaces que las referencian ¿por qué no minar un artículo con referencias a otro colocando todas las palabras clave que podamos? Porque es una mala práctica que Google penaliza. El número de enlaces debe ser razonable y estar integrados de manera natural en la redacción del texto.

 

¿Conoces otras técnicas de Black Hat SEO que deberíamos evitar relacionadas con los enlaces internos? ¡Compártelas con nosotros!

 

 

super_looper

Escribir comentario

Haz clic aquí para dejar tu comentario